Cardinal Burke: Los políticos proabortistas están en ‘apostasía’, automáticamente excomulgados

Raymond Cardinal Burke, ex prefecto de la Signatura Apostólica, ha publicado un comunicado declarando que aquellos que “violan pública y obstinadamente la ley moral” se encuentran en un estado de apostasía, automáticamente excomulgados, y por lo tanto no se les debe permitir recibir la Santa Comunión.

El cardenal Burke, un doctor en derecho canónico, tituló su obra, una“Declaración sobre la recepción de la Santa Comunión por aquellos que persisten en el pecado público grave”.

Explicó que se ha escrito para aclarar la pregunta que tanto los católicos como los no católicos plantean, con respecto a cómo se permite a los católicos, particularmente a los políticos, recibir la Santa Comunión, al tiempo que promueven públicamente programas y leyes que violan la enseñanza de la Iglesia.

Tal pregunta se aplicaba particularmente a aquellos que se dedicaban a promover el “aborto bajo demanda”, así como a las leyes que violaban la “dignidad de la vida humana… la integridad de la sexualidad humana, el matrimonio y la familia, y… la libre práctica de la religión.”

Esto “toca los fundamentos mismos de la enseñanza de la Iglesia con respecto a la fe y la moral”, escribió el cardenal, quien volvió a presentar la enseñanza de la Iglesia en su declaración, a fin de ayudar a aquellos que están “con razón confundidos y, de hecho, frecuentemente escandalizados por la traición pública demasiado común de la enseñanza de la Iglesia sobre la fe y la moral por parte de aquellos que profesan ser católicos”

Citando directamente del derecho canónico, el cardenal Burke escribió: “Aquellos que han sido excomulgados o interdictados después de la imposición o declaración de la pena y otros obstinadamente perseverantes en pecado grave no deben ser admitidos en la santa comunión.”

Como resultado, los sacerdotes y obispos deben “instruir y amonestar a los fieles” que se encuentran en tal Estado, a fin de prevenir los ofensas contra Dios mediante la recepción indigno de la Comunión, que conducen a “su propio daño eterno y, del mismo modo, llevando a los demás al error e incluso al pecado en un asunto tan grave”.

Aunque no lo menciona por su nombre, es probable que la declaración esté dirigida a favor del aborto, pro-LGBT,el presidente estadounidense Joe Biden. Biden, aunque dice ser católico, ha llamado al aborto un “servicio de salud esencial” y aboga por una serie de políticas que promuevan la ideología LGBT en la vida cotidiana en Estados Unidos y en todo el mundo.

Desde que entró en la Casa Blanca, Biden ha marcado su mandato con una serie de políticas y nombramientos que avanzan radicalmente en la agenda del aborto, y sirven para socavar muchas de las victorias pro-vida logradas bajo el expresidente Trump.

A pesar de su prolífico apoyo público al aborto, Biden continúa asistiendo a la misa y recibiendo la Santa Comunión, con el recién nombrado arzobispo de Washington, el cardenal Gregorio, habiendo prometido que no rechazaría la Santa Comunión a Biden.

Sin embargo, el clero no puede permitir que uno reciba la Santa Comunión, si está en “pecado grave público y obstinado”, agregó Burke.

El ex arzobispo de San Luis pareció apuntar a la política de “diálogo” que la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), así como obispos individuales, han tomado con respecto a Biden y sus políticas a favor del aborto.

“Tampoco se trata de una discusión entre el sacerdote o el obispo y el que está cometiendo el pecado, sino una cuestión de amonestación sobre verdades de fe y moral, por parte del sacerdote o obispo, y una cuestión de reforma de una conciencia errónea, por parte del pecador”, continúa la declaración de Burke.

El cardenal reiteró la enseñanza de la Iglesia sobre el “grave desorden moral” del aborto, ya que tal acción viola tanto la “ley natural” como la enseñanza de la Iglesia contenida en la “Palabra escrita de Dios… tradición de la Iglesia y enseñada por el magisterio ordinario y universal.”

También rechazó la idea de que un político puede estar en privado contra el aborto, pero defendiéndolo públicamente o defendiéndolo, observando que tal “teoría moral errónea” ya ha sido rechazada dos veces por el Papa Juan Pablo II.

A la luz de esto, la negativa de la Iglesia a distribuir la Santa Comunión a “políticos que obstinadamente perseveran en pecado grave”, nació del deber eclesial de “salvaguardar la santidad de la Santa Eucaristía, de impedir que los fieles cometan sacrilegio y de evitar escándalos entre los fieles y otras personas de buena voluntad”.

Mientras que algunos han acusado a la Iglesia de actuar políticamente para retener la Santa Comunión, Burke señaló que en realidad fue el propio político proabortista, quien “utiliza la Santa Eucaristía con fines políticos”.

“Es más bien el político católico, que promueve pública y obstinadamente lo contrario a la ley moral y, sin embargo, se atreve a recibir sacrílegamente la Santa Comunión, que utiliza la Santa Eucaristía con fines políticos. En otras palabras, el político se presenta a sí mismo como un católico devoto, mientras que la verdad es completamente de otra manera”.

Apostasía y excomunión

Además de la negación de la Santa Comunión a los políticos que “violan pública y obstinadamente la ley moral”, el cardenal Burke declaró que la Iglesia exigía la imposición de una “sanción eclesiástica justa”, no para perseguir al individuo, sino para llamarlo a la conversión y en aras de “reparar el escándalo” que sus acciones habían causado.

“Aquellos que violan pública y obstinadamente la ley moral están, al menos, en un estado de apostasía, es decir, han abandonado efectivamente la fe por la obstinada negativa, en la práctica, a vivir de acuerdo con verdades fundamentales de fe y moral (cf. can. 751) “, escribió Burke, anteriormente el prefecto de la corte más alta de la Iglesia.

“Un apóstata de la fe incurre automáticamente en la pena de excomunión (cf. puede. 1364).” Burke señaló que el obispo de la persona también estaba obligado a “verificar las condiciones” para la excomunión, aunque se había “incurrido automáticamente”.

Si un político continúa en su rechazo o duda de la verdad sobre el “mal intrínsico del aborto, ya que ‘debe ser creído por la fe divina y católica’ (puede. 751) “, entonces el individuo también puede estar en “heresía”, reveló el cardenal.

Tal estado también conduce “automáticamente” a la excomunión, aunque una vez más, el obispo del individuo debe verificar las condiciones” para la excomunión que se incurre automáticamente.

“El hecho de no seguir la disciplina resulta en la profanación de la realidad más sagrada de la Iglesia – el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Cristo – , constituye el pecado más grave del sacrilegio, y causa el escándalo más grave por la falta de testimonio de la verdad de la Santa Comunión y la verdad moral, por ejemplo, la dignidad inviolable de la vida humana , la integridad del matrimonio y la familia, y la libertad de adorar a Dios ‘en espíritu y verdad’.”

Para concluir, el cardenal Burke reafirmó la enseñanza que enseñó constantemente a la Iglesia, esbozando que un católico que “públicamente y obstinadamente se opone a la verdad sobre la fe y la moral no puede presentarse a sí mismo para recibir la Santa Comunión y tampoco el ministro de la Santa Comunión puede darle el Sacramento”.

Escalada de declaraciones

Esta declaración más reciente del cardenal Burke, viene tras una serie de pronunciamientos y entrevistas que ha dado, en las que ha atacado directamente a Biden por su nombre, por su postura sobre el aborto, las cuestiones LGBT y la enseñanza moral católica. Hace unos días, dio una idea de su reciente declaración, discutiendo el tema de la apostasía y la excomunión, y llamando al clero a negar la Santa Comunión de Biden en caso de que permaneciera obstinado en su promoción voluntaria del aborto.

En septiembre del año pasado, Burke dio una entrevista en la que se refirió a Biden, diciendo que “un católico puede no apoyar el aborto en ninguna forma o forma porque es uno de los pecados más graves contra la vida humana, y siempre ha sido considerado como intrínsecamente malo”.

Luego, pocos días antes de las elecciones presidenciales estadounidenses de 2020, en una entrevista en EWTN, Burke rechazó la idea de Biden como un “católico devoto” y lo acusó de “promover el ataque a la defensa inocente del no nacido”.

lifesitenews.com

Deja un comentario