Cuando comencé a estudiar me dijeron

Tomado de otro muro:

Cuando empecé a estudiar Medicina me dijeron que era la profesión más noble, donde uno (cual super héroe) podía salvar vidas.

Ahora me dicen que para garantizar la salud de una persona, debo terminar con la vida de otra.

Cuando empecé a cursar la cátedra de Ginecología y Obstetricia, en la clase inaugural repitieron muchas veces (y luego en toda la cursada) que “cuando atendemos una embarazada, estamos atendiendo dos pacientes”. Ahora me dicen que lo que está en la panza es solo un feto, un conjunto de células que se pueden extraer y destruir así sin más. Ni se me ocurra pensarlo como persona.

Cursé en un momento el área de Crecimiento y Desarrollo, donde descubrí; que de la unión de los núcleos del óvulo y el espermatozoide se forma un ADN nuevo, único e irrepetible. Y que ese ADN dirige la división y la especializacion de esa primer celula totipotencial en un proceso continuo. Ahora parece que el día 12 no hay nada y al día 13 aparece la vida humana… de algún lado.

Cuando estudié Salud pública, me hablaron muchas veces de la relación Costo-Beneficio y de tratar de usar los recursos de forma eficiente para poder garantizar el mayor impacto en la salud de la mayor cantidad de personas. Ahora parece que es más inteligente destinar los fondos públicos en garantizar el aborto, que es un 17% de la mortalidad materna; en vez invertir esos recursos en mejorar la atención en centros de Salud y garantizar los controles obstetricos para minimizar el otro 83%.

Estudié también en su momento bioestadistica, para poder interpretar los marcadores de salud, para saber lo que es media, mediana, tasa. Por suerte vino Flor de la V para enseñarme que en Argentina mueren 54 mujeres por minuto por aborto. Y gracias a los actores y actrices me enteré que en Argentina se practican 500 mil abortos, y que el aborto es la principal causa de muerte materna. Y yo que como un tonto le creía a las estadísticas del ministerio de Salud que dicen que son 43 muertes al año. Que iluso!

En su momento también sufrí (digo! Estudié) medicina legal. Con tantas cosas a tener en cuenta para que no te hagan los temidos juicios de mala praxis. Y una de las preguntas de examen fija era el artículo 84 que dice: “el diplomado que causare aborto tendrá pena de 3 a 10 años de prisión e Inhabilitación por el doble de años de la pena”. Hoy escucho que hay un proyecto de ley por la cual el Estado quiere obligarme dentro de un par de dias a hacer lo que hasta ahora me prohíbe.

Cuando obtuve el tan ansiado título hice un juramento que los médicos vienen haciendo desde los tiempos de Hipócrates; donde prometí solemnemente por mi honor y ante mis maestros, mis formadores y mis colegas, entre otras cosas, defender la vida desde la concepción. Ahora hay legisladores que quieren hacerme romper ese juramento.

Me dicen que “legal o ilegal el aborto mata igual”…Y yo me pregunto: si es ilegal, por qué no perseguir meter presos y cumplir la ley ejemplarmente con todos esos médicos, enfermeros, curanderos, manochantas que andan impunemente haciendo algo ilegal y que son los responsables directos de esas muertes de mujeres?

Por que no pensamos una propuesta superadora?

Educación sexual para poder decidir

Anticonceptivos para no abortar

Cumplir la ley y meter presos a los que practican abortos, para que no mueran más mujeres, ni bebés.

Terminar con la burocracia para poder adoptar.

No es mi moral, no es mi religión, es lo que me enseñó mi universidad pública, laica, y de (mucha) calidad durante 6 años.

Vengan de a uno…

Deja un comentario