Día Internacional de la Mujer por Roxana Rojas Carreño

Cada año el 8 de marzo se conmemora en todo el mundo el Día Internacional de la Mujer y dado el hecho que motiva y convoca a esta conmemoración (traer a la memoria al recuerdo) de un hecho brutal que remeció al mundo entero, con la muerte de 146 mujeres obreras tras el incendio de la fábrica textil donde trabajaban, en una época con un contexto político y social de abuso, indiferencia e impunidad, por lo tanto de ninguna forma podría celebrarse y no se trata solamente de comprender que es conmemoración o celebración, claramente va a depender de quien las emita  y en ese contexto de tiempo y lugar del hecho que se recuerda concretarlo.

En estos últimos tres años resulta mucho más relevante defender nuestro rol de Mujer en la sociedad , en la familia, en el trabajo , pues se han levantado algunas voces en nombre de las mujeres reclamando derechos y acusando desigualdades desde una “base” ideológica , que desde la realidad de ser mujer ,hija, esposa, madre, abuela, trabajadora no representa a la mayoría de las mujeres, que lejos están de ver en el hombre, hermano, padre, esposo, abuelo , trabajador, a un macho represor, violador , depredador y menos buscan destruir o erradicar al hombre de su rol social ni familiar para imponer su presencia como mujer en la sociedad, en el lugar de trabajo, en la vida, al contrario, la mujer busca ser parte con respeto y dignidad para ambos y entre ambos.

Ser Mujer es una construcción de vida, no de ideologías. La mayoría de las mujeres chilenas trabajan formal o informalmente por el bienestar de sus hijos, por el proyecto que tienen como familia y que han dibujado, soñado y poco a poco concretado codo a codo con quien comparten su vida como compañero de vida, pareja, esposo, así como existen aquellas mujeres que legítimamente han decidido hacerlo solas, por distintas razones, y lo hacen por decisión propia, no manipuladas, así es, desde las mujeres más humildes y con menos preparación, que tienen un conocimiento empírico  en el ejercicio de vivir la vida y pelearla, hasta la mujer más preparada y titulada en la mejor universidad, pero ambas con una base común, la enseñanza, formación moral que le entregaron  y dejaron como ejemplo en la familia sus padres protectores, formadores, nunca represores.

El Movimiento Feminista Radical ha manipulado, tergiversado el verdadero sentido de la conmemoración del 8M, pues esas mujeres que estaban encerradas trabajando sin horario, sin un salario justo, soportaron todo aquello por llevar el alimento a sus hijos, por entregar cobijo, amor y alimento a sus familias, por amor a la VIDA de esos seres humanos que cobijaron en su vientre y los que con esperanza y amor llegaron a formar parte de esa familia. Nunca pasó por la mente de esas mujeres el egoísmo del sólo disfrute sexual y la frivolidad de la carnalidad y promiscuidad sin sentido, y mucho menos asesinar en el vientre, entregar sus hijos al Estado o erradicar al hombre de sus vidas, sus vidas no deben ser motivo de aprovechamiento ideológico, porque cualesquiera que sean los derechos, equidad, trato, respeto, libertades deben estar basados en la igualdad de derechos y obligaciones entre hombres y mujeres. Partir por negar al otro, desconociendo la complementariedad convirtiéndolo en un enemigo, o simplemente porque un movimiento feminista te convoca a “matar al macho”, está muy alejado del verdadero concepto igualdad. No nos sumaremos a ningún tipo de mensaje, discurso odioso que propenda a la destrucción de la Familia. La Mujer Chilena trabaja para ser parte o el pilar fundamental del proyecto de Familia, y del futuro de los que ama, no para competir con su compañero de vida, o para situarse de manera privilegiada por sobre otras personas.

Cuando la mujer toma la decisión de salir a trabajar fuera del hogar lo hace con esfuerzo y sacrificio y lo hace pensando en sus hijos y familia, no lo hace creyendo que la maternidad, que sus hijos, son resultado de la “esclavitud sexual propiciada por el machismo, que es necesario combatir con aborto libre, gratuito y seguro” o “matando al macho represor”, no es así. Lo hace porque ama a sus hijos, por amor a quien comparte junto a ella el proyecto de vida, que, por su naturaleza de mujer lo conduce a la protección del hogar para sus hijos y para la vejez.

Para finalizar y en relación al llamado violento y sectario del 8 y 9 de marzo convocando a una huelga, es importante mencionar que el instrumento de la Huelga, es parte del proceso de negociación colectiva, es una etapa específica y determinante de la misma. Convocarla para esta conmemoración no sólo está fuera de todo contexto según su naturaleza, sino que, y más grave aún, tergiversa, confunde, manipula, mal utiliza, destruye conceptualmente este instrumento tan importante para el mundo laboral y para los trabajadores que recurren a ella como legítima y última  medida de presión, para mejorar las condiciones de su contrato colectivo con el empleador.

Nosotras, las mujeres verdaderas sin slogans o ideologías, y reconociendo en nuestro  esfuerzo, sacrificio, capacidades y la necesaria e imprescindible presencia en igualdad de derechos y obligaciones en todos los espacios, circunstancias y actos que la vida nos permita vivir, conmemoramos este 8M orgullosamente como el Día de la Mujer trabajadora que no busca privilegios, busca equidad, equilibrio, respeto para todos… mujeres y hombres trabajadores.

 

Fraternalmente.

 

Roxana Rojas Carreño –  Ciudadana

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *