El gobierno de Biden anula las reglas de Trump que limitan la experimentación con bebés abortados

la administración del presidente Joe Biden anuló el viernes las restricciones relacionadas con la financiación federal del tejido fetal – partes del cuerpo de bebés abortados – con fines experimentales.  

El Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), que sobreintende los Institutos Nacionales de Salud (NIH), anunció el viernes que revocaría el requisito de la era Trump de que “todaslas solicitudes de investigación para subvenciones y contratos de nih que propongan el uso de tejido fetal humano a partir de abortos electivos serán revisadas por un Consejo Asesor de Ética. ” 

“Enconsecuencia”,prosigue el comunicado, “HHS/NIH no convocará a otro Consejo Asesor de Ética de la Investigación del Tejido Fetal Humano del NIH”,abriendo un espacio mucho más liberal para la investigación del tejido fetal por parte de organizaciones científicas y universidades.  

HHS había promulgado previamente una política a instancias de la administración Trump en 2019 que detuvo toda la investigación de tejido fetal en las instalaciones de los NIH y requirió que las instalaciones no pertenecientes a los NIH recibieran fondos federales – “comunidades de investigación extramuros” – para presentar propuestas de aprobación por un consejo asesor de ética, para la investigación utilizando tejido derivado de fetos abortados.  

En ese momento, HHS acompañó la prohibición parcial de la investigación del tejido fetal con una declaración que dijo que “la dignidad de la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural es una de las prioridades más importantes de la administración del presidente Trump”. 

El consejo asesor de ética, que contaba con varios bioéticos católicos, rechazó los fondos federales para 13 de las 14 propuestas de investigación presentadas para su revisión relacionadas con la investigación del tejido fetal. El instituto pro-vida Charlotte Lozier señaló que había “serios problemas éticos y de consentimiento descubiertos durante la revisión depropuestas” para las 13 solicitudes rechazadas.

El Comité de Supervisión y Reforma de la Cámara de Representantes de Estados Unidos,presidido por la representante Carolyn B. Maloney (D-NY) a favor del aborto, afirmó más tarde que “losesfuerzos de laAdministración Trump para bloquear los fondos federales para la investigación médica [utilizando tejido fetal abortado] se basan en objeciones ideológicas, no en la evaluación del mérito científico de tales proyectos”.  

Ahora, con Biden teniendo un cargodeassum ed, el NIH declaró que “nohay nuevos temas éticosque requieran una revisiónespecial”, y que ya no albergará un consejo asesor de ética. 

Además, un report en el New York Times reveló que los científicos que previamente habían trabajado con tejido fetal en su investigación antes de la prohibición de Trump, inmediatamente tendrán sus proyectos”restablecidos sin más revisión”,haciendo que los dólares de los contribuyentes estén inmediatamente disponibles para la compra y experimentaciónde tejido fetal, como lo fue en la era Obama. 

“Como era de esperar, el secretario del HHS, Xavier Becerra, un fanático defensor del aborto, anunció que la administración Biden ahora obligará a los contribuyentes estadounidenses a pagar por experimentos bárbaros utilizando las partes del cuerpo de los bebés abortados. En lugar de utilizar alternativas éticas y efectivas, Biden está optando por restablecer una política que se basa en los restos [espeluznantes] de lo que habría sido nuestra próxima generación”, reaccionó Tony Perkins, presidente del Consejo de Investigación Familiar (FRC).

“El hecho es que los restos de bebés abortados no se han utilizado para crear la cura de una sola enfermedad. Estáclaro que el NIH bajo el presidente Biden significa hacer lo contrario de ‘seguir la ciencia'”. 

“El gobierno de Biden está dejando una vez más claro que no pone ningún valor a la dignidad inherente de la vida humana. Sus acciones niegan la verdad de que toda vida humana, nacida y no nacida, posee dignidad inherente y merece ser tratada con respeto”, agregó Perkins. 

“Biden y Harris, trabajando mano a mano con designados radicales como Xavier Becerra, se están moviendo rápidamente para pagar a sus aliados de la industria del aborto y acabar con los progresos pro-vida realizados bajo la administración Trump-Pence”, comentó Marjorie Dannenfelser, presidenta de la Lista Susan B. Anthony. “Desde el primer día han tratado de ampliar el aborto a petición, financiado por los contribuyentes, contra la voluntad de la fuerte mayoría de los estadounidenses”.  

La asignación de Biden de investigación sobre los cuerpos de bebés abortados “obligará a los estadounidenses a ser cómplices de experimentos bárbaros utilizando partes del cuerpo cosechadas de niños inocentes muertos en abortos, sin límites de ningún tipo”, agregó. “Los demócratas proabortistas impulsan esta agenda profundamente impopular a su propio riesgo político”. 

La doctora Tara Sander Lee, investigadora sénior y directora de ciencias de la vida del Instituto Charlotte Lozier, describió la investigación del tejido fetal como “exploiting los cuerpos de estos jóvenes seres humanos”,lo que dijo es “innecesarioy grotesco”. 

Lee explicó que “hay alternativas superiores y éticas disponibles, como que los modelos de células madre adultas sean utilizados por innumerables científicos de todo el mundo para desarrollar y producir medicamentos avanzados que tratan a los pacientes ahora, sin explotación de ninguna vida inocente”. 

“[Reanudar] los experimentos usando las partes corporales de los niños abortados desafía tanto la mejor ética como la ciencia más prometedora”, dijo. 

lifesitenews.com

Deja un comentario