La administración Trump condena las reclamaciones chinas sobre la esterilización forzada y el aborto

WASHINGTON, D.C. 15 de enero (C-Fam) El gobierno chino publicó un estudio en el que afirmaba que “en el proceso de erradicación del extremismo” que las mujeres uygures habían sido “emancipadas” de ser “máquinas de hacer bebés”. El informe también afirmaba que se promovía la “igualdad de género y la salud reproductiva”.

Los uygures viven predominantemente en la región noroeste de China y son en gran parte musulmanes. El gobierno chino ha sido acusado de abusos contra los derechos humanos contra los uygures, incluyendo su inclusión en campos de concentración y obligando a las mujeres uygures a esterilizaciones y abortos. El gobierno chino dice que las mujeres uygures son ahora “más seguras e independientes”.

El Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, respondió inmediatamente a estas nuevas afirmaciones: “Las mujeres uygures no son emancipadas por abortos forzados y esterilizaciones”.

Sam Brownback, Embajador de estados Unidos en Libertad Religiosa Internacional, dijo que estaba “consternado y disgustado” por las mentiras chinas. “El control de la población coercitivo no es la atención de salud reproductiva. Las mujeres [Uyghur] merecen disfrutar de su libertad religiosa y de sus derechos inalienables con dignidad para tomar sus propias decisiones”, dijo.

El informe publicado por el gobierno chino dice que “el extremismo había incitado a la gente a resistirse a la planificación familiar y su erradicación había dado a las mujeres uygures más autonomía a la hora de decidir si tener hijos”.

China ha estado bajo escrutinio internacional por los graves abusos contra los derechos humanos de las minorías religiosas tras un informe del investigador alemán Dr. Adrian Zenz. Publicado en junio pasado en colaboración con La Associated Press, documenta violaciones generalizadas por parte del gobernante Partido Comunista Chino (CCP) “para suprimir por la fuerza las tasas de natalidad entre las comunidades uygures étnicas”. Las mujeres uygures que no cumplían con las restricciones de fertilidad fueron enviadas a centros de “reeducación”, tuvieron embarazos terminados por aborto forzado o fueron esterilizadas por la fuerza.

Informes publicados por el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos y las Naciones Unidas encontraron que más de un millón de musulmanes y otras minorías han sido detenidos por la fuerza. Zenz concluyó en sus conclusiones que las violaciones de los derechos humanos del PCC en Xinjiang “cumplen los criterios de genocidio definidos por la Convención de las Naciones Unidas para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio”.

Estas revelaciones “muestran la visión despectiva del Partido Comunista Chino sobre la fe religiosa, su visión condescendiente de las mujeres y su completa falta de respeto por el valor de la vida humana”, dijo Reggie Littlejohn, experto en derechos humanos de China.

Littlejohn, fundadora y presidenta de Women’s Rights Without Frontiers, dijo al fax del viernes que lo que falta en el artículo del Diario de China es que “los eruditos respaldados por el PCC han identificado ‘como un obstáculo clave [a los objetivos del PCC en Xinjiang] la creencia religiosa de que ‘el feto es un regalo de Dios”. Según esa definición, los creyentes en prácticamente todas las principales religiones mundiales, incluido el cristianismo, serían identificados como “extremistas religiosos”.

Littlejohn elogió a la administración Trump por tomar un papel principal en todo el mundo al condenar enérgicamente las atrocidades del PCC contra los Uyghurs. “Pedimos a la administración Biden que condene enérgicamente las atrocidades de derechos humanos perpetradas por el PCC en Xinjiang y que emita una determinación de genocidio. También les pedimos que no renueven la financiación para el FNUAP [Fondo de Población de las Naciones Unidas], a falta de total transparencia y pruebas de que el FNUAP no está colaborando con el atroz programa de control de la población del PCC.”

El presidente Trump firmó la Ley de Política de Derechos Humanos de Uyghur, que tuvo apoyo bipartidista en el Congreso en junio. La Ley encaja informes al Congreso sobre “políticas del gobierno chino en Xinjiang que constituyen graves violaciones de los derechos humanos, y el alcance y la escala de la detención y el trabajo forzoso de grupos minoritarios musulmanes en China”.

C-fam.org

Deja un comentario