La agencia de la ONU redacta un plan para el acceso sin restricciones al aborto

La semana pasada, la Agencia de las Naciones Unidas para la Mujer y el Gobierno de México coorganizado un foro en línea para conmemorar los 25 años desde el lanzamiento de la Plataforma de Acción de Beijing sobre los derechos de las mujeres. Activistas que promueven el aborto y los “derechos sexuales”, elementos que fueron rechazados en Pekín, aprovecharon el foro estrictamente seleccionado para asegurar que su agenda fuera incluida en el proyecto de “planos” que surgió.

El Foro de Igualdad generacional, que ha sido descrito como un “espacio solo para campeones” fuertemente controlado, mostró el trabajo de seis “coaliciones de acción”, una de las cuales se centró en la “autonomía corporal y el SRHR”. El proyecto de plan presentado por este grupo fue explícito en su orden del día: “apoyar la eliminación de políticas restrictivas y barreras legales, asegurando que 50 millones más de adolescentes y mujeres vivan en jurisdicciones donde puedan acceder a un aborto seguro y legal para 2026”.

Otros objetivos incluyeron la prestación de una educación integral sobre sexualidad a 50 millones de niñas y “aumentar la calidad y el acceso a los servicios anticonceptivos” para 50 millones de mujeres y niñas, en los que se mide el “acceso” en relación con una “tasa asumida de cambio en el uso voluntario de anticonceptivos.

“Tan alentador que el aborto [está] completamente incluido”, tuiteó Françoise Girard, ex presidenta de la Coalición Internacional de Salud de la Mujer, una de las principales organizaciones de la “coalición de acción” del SRHR. Girard agregó que esto “finalmente no fue sorprendente dado su liderazgo”, pero que “todavía era una discusión”. Ha aplaudido al Foro de Igualdad generacional por “impulsar debates vacíos para impulsar el cambio”.

Pocos días antes, la Comisión anual de las Naciones Unidas sobre el Estatuto de la Mujer (CSW) concluyó con un documento de consenso negociado que, una vez más, excluía elementos controvertidos como el derecho al aborto, la educación integral sobre sexualidad, las referencias explícitas a las cuestiones LGBT y el término general “salud y derechos sexuales y reproductivos” (SRHR), que se entiende ampliamente que incluye todas esas cosas.

Por el contrario, el “Foro de Igualdad generacional” está dirigido por el organismo ONU Mujeres y no por los países miembros de las Naciones Unidas, y los resultados que genera no se deciden sobre la base del consenso. Pospuesto desde el año pasado debido a la pandemia COVID-19, el foro consiste en el evento de marzo en México seguido de una cumbre de junio en Francia, donde se ultimarán los proyectos de planos y se invitará a los países y otras partes interesadas a asumir compromisos concretos en apoyo de los derechos de las mujeres.

El foro es similar a la cumbre celebrada en Nairobi en otoño de 2019 para conmemorar otro evento seminanal de las Naciones Unidas de mediados de la década de 1990: la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo. La Cumbre de Nairobi fue dirigida por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (FNUAP), y estableció un conjunto no vinculante de metas y compromisos mediante un proceso en gran medida gestionado por etapas.

Varios participantes en las mesas redondas del foro se hicieron eco de un sentimiento progresista de derechos sexuales, en el que se habló de debates basados en el consenso como el reciente CSW a favor de foros en los que los organismos de las Naciones Unidas y las organizaciones de la sociedad civil afines pueden establecer una agenda predeterminada y luego presionar a los gobiernos para que la cumplan.

Si bien se entiende que estos resultados tienen menos peso normativo que un consenso entre los países, ganan fuerza a través de compromisos financieros y políticos, como los que se anunciarán en Francia a finales de este año. Si bien los países con leyes y políticas pro-vida y pro-familia tienen un voto igualitario en la Asamblea General, tienden a ser más pobres que sus homólogos de Europa y América del Norte. Estos países más ricos financian a los organismos de las Naciones Unidas que luego convocan foros en los que prometen nuevas contribuciones para avanzar en una agenda que la Asamblea General ha rechazado firmemente durante 25 años, un punto de referencia que es poco probable que la ONU conmemore con una conferencia de alto nivel.

Publicado con permiso de C-Fam.

Deja un comentario