Las reglas del donante de sangre se relajarán para los hombres gays y bisexuales en Inglaterra”

Un artículo reciente publicado en el periódico británico The Guardian , titulado “Lasreglas del donante de sangre se relajarán para los hombres gays y bisexuales en Inglaterra”,dice que la nueva política entrará en vigor en el verano de 2021. El tema tiene implicaciones sociales, médicas e ideológicas. El artículo informa que, “Los hombres en una relación a largo plazo con otro hombre serán capaces de donar sangre a partir del próximo verano, nhós sangre y trasplante (NHSBT) dijo. Las reglas de los gays donantes de sangre actualmente requieren abstenerse del sexo durante tres meses para donar sangre”. Continúa diciendo que “el cambio en la política significará que las evaluaciones de riesgos para los donantes se llevarán a cabo de forma individual, en lugar de una basada en la población. Significará que cualquier persona que tenga la misma pareja sexual durante más de tres meses podrá donar si no hay una exposición conocida a una infección de transmisión sexual y no está usando medicamentos anti-VIH PreP o P.” En este sentido, un artículo en la revista estadounidense The Washington Post (23 de diciembre de 2020) también informó de la declaración de Michael Brady, director médico de la organización benéfica contra el VIH Terrence Higgins Trust y el asesor nacional de salud LGBT para el servicio de salud estatal de Inglaterra, dijo que el “aplazamiento sexual anal tiene sentido” basado en la evidencia médica disponible. El sexo anal como un acto, independientemente de si eres gay o heterosexual, está asociado con un mayor riesgo de transmisión de virus transmitidos por la sangre como el VIH”. Los autores de ambos artículos excluyen mencionar la alta incidencia de otras ETS en hombres que tienen relaciones sexuales con hombres como un grave riesgo añadido y la opinión de la institución de los pacientes.

Las directrices no deben flexionarse sin pruebas científicas sólidas, este no es el caso

La pandemia en curso —con medidas de seguridad también aplicadas al sistema de donación de sangre en todo el mundo y posibles donantes preocupados por la infección— ha dado lugar a la pérdida de 1 millón de donaciones. Sin embargo, en nuestra opinión, y a pesar de estas difíciles circunstancias, las directrices no deben flexibilizarse sin pruebas científicas sólidas, ya que la fiabilidad del propio sistema de donación de sangre podría estar en peligro.

En este sentido, otro artículo publicado en The Lancet-Heematology aborda los riesgos gay de los donantes de sangre desde un punto de vista científico. El documento examina retrospectivamente las diferentes medidas que se han adoptado y da una actualización de los avances científicos en las prácticas de cribado para prevenir infecciones. En el caso particular de los donantes gays y bisexuales, los autores dicen que “las plataformas modernas de pruebas del VIH son muy precisas, con mejoras en las pruebas de ácido nucleico y el desarrollo de pruebas de anticuerpos y antígenos de quinta generación que aumentan la sensibilidad a casi el 100% (95% CI 96-7-100) y la especificidad a 99-5%. La sensibilidad de las pruebas diagnósticas del VIH es limitada durante el llamado período de ventana, es decir, el tiempo durante la infección aguda antes de la replicación sistémica del virus y la inducción de anticuerpos. Actualmente, el período de ventana es de 10 a 23 días para las pruebas de anticuerpos y antígenos y de 7 a 15 días para las pruebas de ácido nucleico.” Continúan: “Aunque los diagnósticos perdidos durante el período de ventana podrían complicarse aún más mediante el uso de profilaxis previa a la exposición, las pruebas de productos sanguíneos siguen siendo muy sensibles a la presencia del VIH independientemente de la capacidad de diagnosticar infecciones agudas. Actualmente, todos los productos sanguíneos están sujetos a un riguroso examen posterior a la donación del VIH (entre otros patógenos), protegiendo así contra la transfusión de sangre que contiene el VIH.”

Los gays donantes de sangre podrán donar sangre en el Reino Unido y Nueva Zelanda.

El artículo concluye diciendo que “Ninguna transfusión está totalmente libre de riesgos, y las regulaciones en torno a la donación de sangre (leer AQUI) deben elaborarse teniendo en cuenta cuidadosamente todas las pruebas disponibles, incluida la sensibilidad de los ensayos de detección de virus, la eficacia de los procesos de detección de patógenos similares, los resultados negativos de las políticas de estigmatización y el éxito de la implementación de políticas basadas en el comportamiento por parte de muchos países. En vista de la necesidad sin precedentes de productos sanguíneos y del compromiso de nuestro sistema de atención de la salud con prácticas equitativas y basadas en la evidencia, argumentamos que es hora de descartar políticas excesivamente restrictivas y adoptar evaluaciones de riesgo basadas en el comportamiento individual”.

Desde un punto de vista bioético, preguntamos: ¿se puede exigir al donante que revele su vida privada? ¿Y debería el beneficiario potencial asumir el nuevo riesgo posible? En estos casos, ¿debe ser necesario el consentimiento informado del beneficiario final? Se justifican más estudios.

Diferentes países con restricción de donación de sangre a los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres

Deja un comentario