Papa se une a empresas globales para promover el capitalismo en línea con los objetivos a favor del aborto de la ONU

CIUDAD DEL VATICANO, 10 de diciembre de 2020 (LifeSiteNews) – El Papa Francisco unió fuerzas con grandes corporaciones globales como la Fundación Rockefeller y Bank of America para promover un nuevo “sistema económico” del capitalismo basado en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Lanzada el 8 de diciembre, fiesta de la Inmaculada Concepción, la asociación vaticana con el“Consejo para el Capitalismo Inclusivo con el Vaticano”es aparentemente una respuesta al deseo del Papa Francisco de “construir economías y sociedades inclusivas y sostenibles”. El Consejo se describe a sí mismo como “un movimiento de los líderes empresariales y del sector público del mundo que están trabajando para construir un sistema económico más inclusivo, sostenible y de confianza que aborde las necesidades de nuestra gente y del planeta”.

Un comunicado de prensa en el sitio web del grupo elogió las noticias como “históricas”, y a adicionó que el grupo está “inspirado por el imperativo moral de todas las religiones”. La nueva asociación “significa la urgencia de unir los imperativos morales y de mercado para reformar el capitalismo en una fuerza poderosa para el bien de la humanidad”.

“El Consejo invita a empresas de todos los tamaños a aprovechar el potencial del sector privado para construir una base económica más justa, inclusiva y sostenible para el mundo”, añadió la declaración.

El Consejo está encabezado por los autodesutados “Guardianes del capitalismo inclusivo”, titanes de las empresas con “más de 10,5 billones de dólares en activos bajo gestión, empresas con más de 2,1 billones de dólares de capitalización de mercado y 200 millones de trabajadores en más de 163 países”. Se reúnen anualmente con el Papa Francisco y el Cardenal Peter Turkson.

Entre los 27 Guardianes se encuentran CEOs, presidentes, presidentes y otros funcionarios de alto rango de empresas como Mastercard, DuPont, la U.N, Johnson & Johnson, VISA, BP, Bank of America y The Rockefeller Foundation.

De acuerdo con sus propios principios rectores, el Consejo declara que “el capitalismo debe evolucionar para promover un sistema más sostenible, confiable, equitativo e inclusivo que funcione para todos”. Sus diversos miembros deben comprometerse a “promover economías sostenibles, inclusivas, fuertes y de confianza en todo el mundo”, diciendo que “definirá e implementará” sus diversas acciones.

Los numerosos compromisos del Consejo se dividen en cuatro categorías: “Personas, Planeta, Principios de Gobernanza, Prosperidad”. Como parte de su visión general, el Consejo propone “Igualdad de oportunidades para que todas las personas persigan prosperidad y calidad de vida, independientemente de criterios como el origen socioeconómico, el género, la etnia, la religión o la edad”.

Varios compromisos de las empresas lo reflejan, con políticas específicas relativas a las emisiones netas de carbono y las cuestiones raciales.
Sin embargo, todas las acciones son fundamentalmente para promover “medidas ambientales, sociales y de gobernanza” a fin de “alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas”. El Consejo “desafía a los líderes empresariales y de inversión de todos los tamaños” a adoptar sus principios.

El Papa Francisco expresó anteriormente su apoyo a los Objetivos dela ONU, a pesar de que la ONU llamó a “acceso universal a servicios de salud sexual y reproductiva, incluso para la planificación familiar, la información y la educación, y la integración de la salud reproductiva en las estrategias y programas nacionales”, que incluye la anticoncepción y el aborto.

Dirigiéndose al Consejo para el Capitalismo Inclusivo, el Papa Francisco dijo:“Se necesita urgentemente un sistema económico justo, confiable y capaz de abordar los desafíos más profundos a los que se enfrenta la humanidad y nuestro planeta. Usted ha asumido el desafío buscando maneras de hacer que el capitalismo se convierta en un instrumento más inclusivo para el bienestar humano integral”.

Lynn Forester de Rothschild, socio fundador y director de Inclusive Capital Partners y de quien el Consejo es la creación,dijo en un comunicado: “El capitalismo ha creado una enorme prosperidad global, pero también ha dejado demasiadas personas atrás, ha llevado a la degradación de nuestro planeta y no es ampliamente confiable en la sociedad. Este Consejo seguirá la advertencia del Papa Francisco de escuchar “el grito de la tierra y el grito de los pobres” y responder a las demandas de la sociedad de un modelo de crecimiento más equitativo y sostenible”.

Forbes señaló la ironía de las noticias, ya que las mismas personas con las que el Papa se está asociando son “el pueblo al que el Papa señala cuando llama a la desigualdad de riqueza”.

Alianza como parte del apoyo del Gran Reinicio del Papa?

Esta última alianza entre el Vaticano y las corporaciones globales parecería ser el siguiente paso en el deseo del Papa de ajustar la política global a las Naciones Unidas. En 2019, hizo un discurso que abogaba por las prácticas mundiales globalistas, pidiendo que “la globalización sea beneficiosa para todos”.

Refiriéndose a un “bien común supranacional”, el Papa añadió que “es necesario una autoridad especial legalmente constituida capaz de facilitar su aplicación”.

El Papa ha manifestado una vez más su preocupación por la aplicación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. “Existe el riesgo de comprometer las formas ya establecidas de cooperación internacional, socavando los objetivos de las organizaciones internacionales como espacio de diálogo y reunión para todos los países en un nivel de respeto mutuo, y obstaculizando el logro de los objetivos de desarrollo sostenible aprobados por unanimidad por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 25 de septiembre de 2015.”

A principios de este año, en un evento llamado “Nuevas Formas de Solidaridad”, el Papa habló con los ministros nacionales de finanzas, así como con el director del Fondo Monetario Internacional. Sugirió que “tenemos que elegir qué y a quién priorizar”.

El Papa Francisco podrá ahora afectar directamente a tales decisiones políticas y financieras globales, ya que la alianza del Consejo con el Vaticano significa que ahora está bajo la “guía moral” del Papa.

Hace sólo unos días, el Papa Francisco usó mejor la frase Build back”, el eslogan que se ha convertido en sinónimo de las policías globalistas. La frase es el nombre del sitio web de Joe Biden, BuildBackBetter.gov,en el que dice estar “restaurando el liderazgo estadounidense”.

Patrick Delaney de LifeSite señaló en un informe del 2 de noviembre cómo los planes de campaña de Biden se alinean con un plan socialista internacional radical llamado “El gran reinicio”. Las élites globalistas han caracterizado el “Gran Reinicio” como un plan para “pulsar el botón de reinicio” en la economía global.

Klaus Schwab, jefe del Foro Económico Mundial, es un destacado defensor del Gran Reinicio, afirmando: “En resumen, necesitamos un ‘Gran Reinicio’ del capitalismo”. Schwab ha publicado un libro titulado “COVID-19:The Great Reset”, en el que describe los “cambios” necesarios para un “mundo sostenible en el futuro”.

John-Henry Westen de LifeSite también ha señalado que el artículo de opinión del Papa Francisco publicado en The New York Times el Día de Acción de Gracias se echo a la en los sentimientos de Joe Biden y otros impulsores del llamado Gran Reinicio, pidiendo que el mundo ‘construyera un futuro mejor, diferente y humano’.

lifesitenews.com

Deja un comentario